Encabezado_ArtistasYobras_centro


Biografia_CentroObras_Centro

 

 


 

Gillian Wearing

(Birmingham, 1963)

Gillian Wearing es considerada integrante de la generación de Young British Artists, que alcanzó visibilidad global en la década de los noventa.

Desde su conocida serie Signs that Say what you want them to say and not Signs that say what someone else wants you to say (1992-1993), o la posterior Homage to the woman with the bandaged face who I saw yesterday down Walworth road (1995), a sus series de vídeo Confess all on video. Don’t worry, you will be in Disguise. Intrigued? Call Gillian… (1994), o Secrets and lies (2009), su trabajo se articula sobre la permanente exploración de cómo crear espacios dialógicos en los que la confesión y el testimonio ocurran con naturalidad. Sin embargo, la influencia del reportaje social o de los talk shows televisivos no sólo transpira en la facultad de la artista para invitar a la confesión: del artificio mediático Gillian Wearing también incorpora la noción de verdad como constructo, acepción que extiende incluso hasta la más íntima y subjetiva de las verdades individuales. A lo largo de su carrera, la artista inglesa se ha valido del retrato para visibilizar el carácter convencional de las verdades en las que creemos para vivir en comunidad, abriendo plataformas para mostrar al desnudo a los sujetos con los que trabaja.

Paloma Checa Gismero

 

 


_Mes_Obres


 Gillian Wearing  Gillian WearingGillian Wearing

 

 


Artiste_AnteriorArtista_Siguiente



Encabezado_ArtistasYobras_centro


Biografia_Centro Flecha_Der_CentroObras_Centro
Flecha_Izq_Centro

linea_baja

Gillian Wearing

Self portrait as my mother Jean Gregory, 2003

Fotografía | Gelatina de bromuro de plata sobre aluminio
137,2 x 116,9 cm.
GW.0003-
Uno de los mitos que articulan la historia de la fotografía es la facultad que ésta tiene para robar almas. Exploradores, terapeutas, magos y antropólogos han sido temidos por muchos al acompañar su mirada con la cámara fotográfica. La producción de Gillian Wearing aborda esta desconfianza popular sobre el medio, la torsiona y la defiende como uno más de los sentidos que anclan a la fotografía en la cultura contemporánea. La obra Self-Portrait as my Mother Jean Gregory (2003) es una de entre tantas instancias en las que la artista británica recuerda que esa temida facultad no es potestad exclusiva de la fotografía como tecnología, sino condición necesaria del género del retrato en su acepción más clásica.

Desde principios de los noventa, con sus tempranas y conocidas series Signs that Say what you want them to say and not Signs that say what someone else wants you to say (1992-1993) o Confess all on video. Don’t worry, you will be in Disguise. Intrigued? Call Gillian… (1994), Wearing basa su producción en dos elementos: la naturaleza convencional de la verdad y el sujeto confesor empoderado de su narrativa de vida. Simultáneamente, ambos puntos se afianzan también por entonces en los talk shows y las telenovelas, nuevos foros mediáticos de presencia casi permanente en la domesticidad de la clase media británica. Así, la familia como estructura explicativa de un presente se torna en tema de investigación para Wearing. La construcción de la verdad y la performatividad de la propia historia son evidentes en la serie Album (2000-2006), a la que pertenece Self-Portrait as my Mother Jean Gregory (2003). A primera vista, en las fotografías de la serie vemos primeros planos de su padre, su madre, sus hermanos, su tío y sus abuelos. Sin embargo, la perfección de sus pieles y sus cabellos nos hace entretenernos en los detalles, descifrando a la propia artista oculta bajo máscaras de silicona. Un elaborado proceso de trabajo posibilita la producción de las máscaras y las escenografías de esta serie: si bien Gillian Wearing trabaja con frecuencia a partir de imágenes encontradas en álbumes familiares, en ocasiones también combina varias o incluso añade detalles de memoria. Para Self-Portrait as my Mother Jean Gregory (2003) la artista fotografía varias tomas de muestra posando como su madre, en referencia una instantánea de ésta; después, modela en silicona una máscara con las facciones de su madre; y, por último, se fotografía a sí misma con la máscara, el maquillaje y el vestuario apropiados. De esta manera, la artista se retrata en el acto de investigar las formas que sustentan la ilusión de veracidad tras su identidad individual. Self-Portrait as my Mother Jean Gregory funciona como evocación de los trazos que el parentesco deja sobre nuestras biografías, de su estructura, y de nuestra firme creencia en su solidez.

Paloma Checa Gismero


Flecha_Top_Centro


Biografia_Centro Flecha_Der_CentroObras_CentroFlecha_Izq_Centro


linea_baja