Encabezado_ArtistasYobras_centro


Biografia_CentroObras_Centro


Santiago Sierra

 

En la primera mitad de los años noventa y establecido en Madrid, Santiago Sierra realizaba esculturas con contenedores de hierro e intervenciones en los espacios. Eran obras de fuertes reminiscencias tanto del minimalismo, vía Richard Serra, como del conceptual (sobre todo en los títulos descriptivos: “Rectángulo de 1000×400 cm cortado sobre el suelo”; “2 contenedores industriales de 1.200 x 200 x 200 cm cada uno”).

En 1996 trasladó su residencia a Ciudad de Méjico, lo que supondría una evolución importante en su obra. Es allí donde inició una serie de obras, que manteniendo el aspecto escultórico y las referencias minimales, implicaban intervenciones en el espacio público.

En 1998 participó en la Bienal de la Habana con la obra “línea de 30 cm tatuada en una persona remunerada”. Sería la primera de una serie de obras en las que ha utilizado a personas remuneradas para someterse a diversas acciones. Obras que han obtenido un eco importante y levantado gran controversia crítica.

Así en 2001, presentó en la selección oficial de la bienal de Venecia una pieza consistente en pagar a vendedores ambulantes, emigrantes en la ciudad, por teñirse el pelo de rubio. En 2003 fue el artista elegido para ocupar el pabellón español de dicha bienal, en este caso, cerrando el paso a todos aquellos que no tuviesen la nacionalidad española.

 David G. Torres



_Mes_Obres


Santiago Sierra

 


Artiste_AnteriorArtista_Siguiente


 


Encabezado_ArtistasYobras_centro


Biografia_Centro Flecha_Der_CentroObras_Centro
Flecha_Izq_Centro

linea_baja


Santiago Sierra
 

 

Edificio iluminado, calle Arcos de Belén nº2 México. August 2003, 2005 
Fotografía
246 x 150 cm.

 SS.0001-
La fotografía “Edificio iluminado” documenta una acción que Santiago Sierra realizó en 2003: iluminar por la noche con grandes focos de luz y desde el exterior un edificio situado en la parte antigua de Ciudad de Méjico. El edificio está abandonado y en estado ruinoso por efecto del terremoto que sacudió la ciudad en 1985. Desde entonces es utilizado como alojamiento por indigentes y almacén de vendedores ambulantes. Al iluminarlo, Santiago Sierra señala un elemento destacado de conflicto social en medio de la Ciudad de Méjico marcada por la convivencia de clases con gran poder adquisitivo y grandes bolsas de pobreza y por una conflictividad social en aumento.

Desde su llegada a Méjico en 1996, Santiago Sierra ha incorporado a sus obras elementos de la realidad social y urbana de la ciudad, pero desde planteamientos que provienen del minimalismo y el conceptual que recupera de su práctica escultórica anterior. Así, “Edificio iluminado” se relaciona formalmente con otras obras anteriores en las que usaba bloques de cemento como “Muro de cemento cortado a 300 cm. de lado en su cara interior” (1992) que recogían la tradición minimal. También con intervenciones públicas posteriores como “50 kg. de yeso sobre la calle” (1994). Y finalmente, con trabajos conceptuales como los edificios cortados de Gordon Matta-Clark o la documentación de edificios sometidos a la especulación en Nueva York de Hans Haacke. Por otra parte, el título estrictamente descriptivo es una constante en el trabajo de Santiago Sierra que proviene, justamente, de estrategias conceptuales en arte.

En esa suma de recuperación de elementos conceptuales más la introducción de elementos de conflictividad social, Santiago Sierra sigue una estrategia semejante a la que años antes realizó Félix González-Torres. Este último recogía elementos formales del minimalismo (la repetición o la acumulación de objetos iguales), que en el minimal buscaban una ausencia de significado, y los dotaba de significados personales y sexuales en relación con el virus del Sida. En este sentido, Santiago Sierra utiliza estrategias conceptuales (el título descriptivo, la documentación…) y minimales (grandes volúmenes regulares) pero enfocados a resaltar problemáticas sociales.

Como siempre en las obras de Santiago Sierra la fotografía documental de la acción, “Edificio iluminado”, es de gran tamaño y en blanco y negro. Así sigue los estándares de la fotografía de calidad en arte. Sumado al uso de estrategias conceptuales, lo que consigue Santiago Sierra es la introducción de elementos sociales y de conflictividad (especialmente en las obras en las que utiliza personas marginales remuneradas por participar en una acción) en medio del territorio del arte, en muchas ocasiones ajeno o distante a realidades que se toleran social, económica y políticamente.

Sin cobijarse en una mirada distante o antropológica, Santiago Sierra introduce problemáticas sociales utilizando elementos que denotan el elitismo formal y conceptual del arte.

David G. Torres


Flecha_Top_Centro


Biografia_Centro Flecha_Der_CentroObras_CentroFlecha_Izq_Centro


linea_baja