Encabezado_ArtistasYobras_centro


Biografia_CentroObras_Centro


Ann Veronica Janssens


La artista belga Ann Veronica Janssens nació en Folkestone (Reino Unido) en 1956. Desde principios de la década de 1990 ha expuesto en numerosos museos y bienales. Representó a Bélgica en la Bienal de Venecia de 1999 y expuso en la Manifesta 8 en Murcia en 2010. Es conocida como creadora de entornos experimentales que acentúan las propiedades de la luz.

Tras una incursión inicial en el ámbito de las instalaciones efímeras, Janssens empezó a utilizar la luz como herramienta principal de su práctica artística. A través de espacios densamente iluminados, la creación de la artista sale al encuentro del espectador e imposibilita la distinción entre la obra y su percepción. Gran parte de sus entornos emplean tonos monocromáticos intensos que a menudo forman motivos simétricos e hipnóticos.

La artista recurre a una gran variedad de materiales, escogidos por sus propiedades lumínicas –desde plásticos y cristales translúcidos hasta líquidos. No obstante, frecuentemente la fuente de luz constituye el único objeto material en el espacio –ya sean focos múltiples, un rótulo LED o una bombilla potente.

Más recientemente, Janssens ha experimentado con entornos bañados por nieblas artificiales y una iluminación inquietante. Al envolvernos, dichas nieblas de colores alteran nuestra capacidad para percibir el espacio externo y modifican la percepción de nuestro cuerpo.

Janssens ha trabajado ampliamente con creadores de otros campos y ha diseñado ambientes para coreógrafos como Anne Teresa De Keersmaeker.

 Jeffrey Swartz


 


_Mes_Obres


Janssens-Ann-Veronica

Artiste_AnteriorArtista_Siguiente



Encabezado_ArtistasYobras_centro


Biografia_Centro Flecha_Der_CentroObras_Centro
Flecha_Izq_Centro

linea_baja

Ann Veronica Janssens

AX, 2006

Objeto | Díodo electroluminiscente
50 cm ø.

AVJ.0001-

 

Ann Veronica Janssens utiliza la luz para crear entornos que salen al encuentro del espectador, con una fuerte carga sensorial y psicológica, como en el caso de Ax (2006), instalación de LED de medio metro de diámetro.
Al igual que en otras de sus obras que emplean fuentes de luz artificial, Ax es una forma simétrica de un solo tono, en este caso blanco. Aquí la forma de conjunto es circular, con diodos dispuestos en hileras que despiden luz alrededor de un centro oscuro. No se puede evitar pensar en representaciones ingenuas o profanas de las estrellas o el sol, en una aureola o una corona luminosa.
No obstante, Ax es más que la suma de sus partes, en la medida en que la pieza comprende sus propias sombras, incluyendo el disco interior y los espacios entre las hileras de diodos. Con el fin de obtener el efecto deseado, la obra debe presentarse en una sala oscura donde constituya la única fuente de luz para que pueda sobresalir al mismo tiempo que sumerge el entorno inmediato en una intensidad singular. Al iluminar cualquier persona o cosa que se encuentre en la sala, se convierte en el único punto de referencia visual para el espectador. Lo anterior también implica, como sucede con otras piezas luminosas de Janssens, que la luminosidad, la simetría y el tono monocromático se combinan para confundir la realidad sensorial y embelesar a cualquiera que se encuentre en su presencia.
La luz artificial ha formado parte de las artes plásticas desde que László Moholy-Nagy la utilizó a finales de la década de 1920 para generar efectos abstractos en Light Prop for an Electric Stage (1928-1930). A partir de la década de 1960, con las bombillas fluorescentes de Dan Flavin o los entornos totales de James Turrell, la luz se utilizó como escultura minimalista y como vehículo para la contemplación conceptual o, incluso, espiritual. Por otra parte, artistas como Jenny Holzer han utilizado los LED para crear mensajes en los espacios públicos.
Janssens se inspira en estos antecedentes a la vez que destaca nuevos aspectos de la utilización de la luz en las artes plásticas. Uno de los elementos esenciales en su obra es el orden simétrico de las fuentes luminosas, lo que confiere a una gran parte de sus piezas un efecto similar al de los mandalas –formas geométricas utilizadas originalmente como soporte tanto en la meditación hindú como en la budista. A partir de este potencial, Janssens recurre al equilibrio y a la geometría para incitarnos a entablar un diálogo visual con sus piezas, a la vez que nos invita a reflexionar sobre los límites de la propia obra de arte y el espacio que la rodea –la reserva ostensiblemente pública más allá de la obra, destinada a la contemplación de esta última.
Somos parte de la obra y la obra se convierte en parte de nosotros. Al infiltrarse en el espacio en vez de solamente imponerse en él, Janssens explora la permeabilidad de los contextos inmediatos –arquitectónico, cultural e incluso político. Ax es una obra que nos invita a abordar toda la complejidad de esta realidad: su condición como objeto, el lugar en el que se exhibe, el hecho de ser coleccionable y la importancia general de su exposición.

Jeffrey Swartz


Flecha_Top_Centro


Biografia_Centro Flecha_Der_CentroObras_CentroFlecha_Izq_Centro

linea_baja