Encabezado_ArtistasYobras_centro


Biografia_CentroObras_Centro


José Antonio Hernández-Díez

 

Jose Antonio Hernández-Díez utiliza multiplicidad de formatos (vídeo, instalación, escultura, fotografía) siempre desde unos intereses comunes: un fuerte compromiso con realidades específicas – ya sean económicas, sociales, políticas… – y una marcada carga emocional que busca la complicidad del receptor desde el impacto directo. Inicia su trayectoria a finales de los años 80 con trabajos videográficos y instalaciones en las que empieza a definir el posicionamiento crítico y prácticamente ideológico que marcará su obra en estos primeros momentos.

Durante la década de los noventa, el carácter social de su obra se ve complementado por un interés en el campo del diseño industrial, aspecto que lo lleva a un trabajo escultórico de gran formato, con piezas inspiradas en objetos cotidianos que incorporan un discurso ácido alrededor de temáticas concretas como las desigualdades de género o el abuso de poder.

A principio del 2000, José Antonio Hernández-Díez comienza a trabajar con fotografía, estableciendo fuertes lazos con el ámbito de la publicidad y la moda. Buen ejemplo de este cambio se refleja en la serie de imágenes en las que utiliza letras de marcas deportivas con el fin de componer nombres de filósofos y pensadores famosos.

Per otra parte, una constante regular su trayectoria ha sido la utilización de estructuras mecánicas, aspecto que le ha acompañado desde sus obras de juventud y que sirven al artista para trabajar sobre la expectativa, el deseo y la frustración.

 David Armengol


_Mes_Obres


JAH.0001-JAH.0002- JAH.0003- JAH.0004
JAH.0005-JAH.0006


Artiste_Anterior       Artista_Siguiente



Encabezado_ArtistasYobras_centro


Biografia_Centro Flecha_Der_CentroObras_Centro
Flecha_Izq_Centro

linea_baja

José Antonio Hernández-Díez

MP3. Compositores, 2002

Fotografía | Impresión digital montada sobre dibond
157 x 227 cm.

JAH.0002-

Dentro la multiplicidad de formatos que caracteriza el trabajo de Jose Antonio Hernández Díez, así como por su interés y uso de estructuras mecánicas como ejercicio de diálogo entre deseo y frustración – temática que le ha acompañado a lo largo de toda su trayectoria – no es de extrañar que el artista se haya sentido atraído más por los nuevos avances tecnológicos propios de la era digital.

A “Mp3. Compositores”, Jose Antonio Hernández Díez ofrece una pieza bidimensional de grandes dimensiones que parece un marco escritorio de ordenador repleto de archivos sonoros desordenados que dibuja un mapa delirante y caótico de ciertos referentes importantes de la historia de la música, tanto clásica como contemporánea.

Sobre un fondo blanco, Mp3 Compositores agrupa infinidad de nombres de compositores y piezas que se solapan las unas con las otras y dificultan de manera voluntaria el acceso a la información. Los archivos, reducidos exclusivamente a la icona visual que los identifica, es decir, sin ninguna posibilidad de escucha y/o consumo, se convierten en un mero símbolo presencial que realmente no existe.

La sobresaturación de información que refleja la pieza, así como la imposibilidad de una recepción efectiva, supone un nuevo juego sutil entre expectativa y frustración, reduciendo lo que sería un grande fondo musical – donde el artista especifica el número de copias del archivo – a una composición puramente estética (iconas y textos). Una especie de cartografía personal que favorece el encuentro de compositores como Handel, Claude Debussy, Beethoven, John Cage o Sergey Prokofiev.

David Armengol


Flecha_Top_Centro


Biografia_Centro Flecha_Der_CentroObras_CentroFlecha_Izq_Centro

linea_baja


Encabezado_ArtistasYobras_centro


Biografia_Centro Flecha_Der_CentroObras_Centro
Flecha_Izq_Centro

linea_baja

José Antonio Hernández-Díez

S/T (Jung), 1999

Fotografía | C-print sobre papel fotográfico
210 x 160 cm.

JAH.0001-

 

En el conjunto de obras que el venezolano afincado en Barcelona José Antonio Hernández-Díez ha venido realizando durante las dos últimas décadas se observa con claridad una inclinación a transgredir convenciones, un talante del que S/T (Jung), 1999, es claramente deudor. El tratamiento de cuestiones relacionadas con la religión católica y la política de su país en el contexto suramericano u otras más etéreas como la dicotomía vida-muerte o la relación entre arte y vida no son sino signos definitorios de alguien que se enfrenta a su trabajo de una posición muy poco solemne. A lo largo de toda su obra se dan cita referencias que sorprenden por su disparidad. Hay una clara filiación postconceptual que, paradójicamente, está trufada de un poderoso sentido lúdico. Hay un constante desplazamiento de significados, trampantojos semánticos, que nacen de un interés por el objeto que viene ya fraguado desde el origen mismo de su trayectoria, desde que, a principios de los noventa realizara trabajos como Corazón Activo (Sacred White Heart), In God we Trust (que formó parte de Eztetika del Sueño Palacio de Velázquez, MNCARS, Madrid, 2001) o Sagrado Corazón Vídeo. Estos primeros trabajos tienen un fuerte contenido social enmarcado en la llamada Nueva Iconografía Cristiana que Hernández Díez comienza a desgranar a principios de la pasada década, cuando, a punto de cumplirse los quinientos años del descubrimiento de América, se desató en el subcontinente americano un torrente de elucubraciones teológicas que atraparon el interés del artista. En ese contexto de búsqueda del sentido religioso presente entonces en Suramérica, cimentada en el fervor religioso, Hernández Díez introduce, desde una dimensión claramente objetual, referencias a la realidad cotidiana del pueblo, alusiones punzantes a lo que de doloroso y tétrico tiene el devenir diario de la gente en las calles y los campos venezolanos. La vida y la muerte, servidas en un mismo plato. De esos trabajos bebe la serie de fotografías a la que pertenece S/T (Jung). Porque la Nueva Iconografía Cristiana dio paso, en los años finales de la década de los noventa, a un tipo de obra fuertemente influida por el Pop que, no obstante, no da a la espalda a la realidad social. La cultura popular, el escaparate y la codicia que despierta en hombres y mujeres el perverso reclamo publicitario del capitalismo más tenaz son algunos de los intereses del artista. S/T (Jung), de 1999, no escapa a ese comportamiento cáustico ni a los frecuentes desplazamientos semánticos, tan suyos. Firmas de ropa deportiva insisten en imponer su inicial como signo diferenciador. Hernández-Díez utiliza este calzado deportivo como vehículo para alcanzar una realidad de otro orden, superior, en este caso, en términos de “alta cultura”, los nombres de figuras fundamentales del pensamiento filosófico, en este caso el psiquiatra Jung. En este trabajo fotográfico, como en otros realizados en el arco temporal que ronda el cambio de milenio, Hernández-Díez nos sigue ofreciendo constantes alusiones al minimalismo, contaminado y subvertido; permanece en su trabajo, también, una cierta tecnología, y predomina un lenguaje que es a todas luces internacional pero fuertemente anclado también en lo local.

 Javier Hontoria
 


Flecha_Top_Centro


Biografia_Centro Flecha_Der_CentroObras_CentroFlecha_Izq_Centro

linea_baja