Encabezado_ArtistasYobras_centro


Biografia_CentroObras_Centro


Hans Peter Feldmann

 

Hans Peter Feldmann (Dusseldorf 1941) empezó su trabajo como artista a finales de los años 60. Desde entonces su trabajo se ha caracterizado por mostrar un interés por las experiencias o los momentos cotidianos menos atractivos; una conciencia críticas frente a las estructuras donde se produce la experiencia estética y una ironía que aligera pero no esconde las cuestiones morales.

Lo que más le interesa son las formas de arte que elaboramos en la vida cotidiana, especialmente los usos y significados que le damos a las fotografías.

Su trabajo, repleto de humor, interroga el espacio simbólico que se abre entre los que las cosas son y lo que significan para nosotros. Muestran los sueños y los deseos que proyectamos sobre las imágenes y los objetos cargándoles de sentido. O indaga en las narrativas que construimos con las imágenes del día a día y con los objetos que no han sido refinados por la clase o el dinero.

Interesado en lo colectivo, lo efímero y lo que no tiene valor, su trabajo se presenta siempre sin firmar y en edición ilimitada. Es su manera de posicionarse frente al sistema de producción y consumo del arte y las nociones de valor, permanencia y autoría que se asocian al objeto artístico. Y es que Feldmann cree que la función del arte no es otra que ayudarnos a mediar con la vida.

  Helena Tatay

 


_Mes_Obres


 

Hans Peter FeldmanHans Peter Feldman001-aHans Peter Feldman
005-a003-a004-aHPF Voyeur 4rth_2010
003-b002-aHPF Voyeur 1st_1994HPF Voyeur 5th_2011
008-a012-aHPF_Voyeur 2nd_1997 HF.0004
 002-a 001-a 25-works,-folio)

 


Artiste_Anterior           Artista_Siguiente


 


Encabezado_ArtistasYobras_centro


Biografia_Centro Flecha_Der_CentroObras_Centro
Flecha_Izq_Centro

linea_baja

Hans-Peter Feldmann

100 years, 1997-2000

Fotografía | b/n
31 x 24 cm. (x101)
 HF.0004
El trabajo de Hans Peter Feldmann se ha desarrollado a través de medios muy diversos, pero es conocido, sobre todo, por sus trabajos con fotografías y por los libros, sin texto, que elabora con ellas.

Desde joven, siente fascinación por el efecto que la imagen fotográfica produce en nosotros. Suele decir que “una foto es solo un trozo de papel, un objeto, que al mirarlo levanta en nosotros emociones: simpatía, pena, agresividad, recuerdos, estados de ánimos, etc., pero no es la foto la que lo hace, sino nuestro cerebro. Además esto sucede con todo tipo de fotos, buenas, malas, colectivas y privadas”. Debido a esta fascinación Feldmann ha reunido a lo largo de los años un extenso archivo de imágenes de todo tipo. Quizás por eso, la gama de fotografías que utiliza en sus series es muy amplia, aunque el trabajo de Feldmann se presenta-al contrario que las imágenes mediáticas que buscan el glamour -como desprovisto de atractivo: reproducciones baratas, fotos en blanco y negro o fotocopias e imágenes corrientes. Por todo ello, lo que muestra su trabajo es un mundo parecido al nuestro, un mundo frágil y gris, cuyo sentido último es incierto.

De la fotografía no le interesa la imagen individual sino las series de imágenes, o mejor dicho, lo que aparece al agrupar una serie de ellas. Sus conocidas “Series de tiempo” de los años 70, consisten en imágenes consecutivas hechas en un breve periodo de tiempo. Con 36 fotografías sucesivas, los negativos de un carrete analógico, mostraba algún momento corriente o trivial de la vida: el paso de un barco, un amigo leyendo, etc. Era su manera de detener el flujo del tiempo para examinarlo. La serie “100 años” continúa su reflexión sobre el paso del tiempo, ligándolo, ahora, al ciclo de la vida.

Cuando ya era conocido como el abanderado de la fotografía de aficionado, la foto del álbum de familia, la instantánea e incluso la mala fotografía, Feldmann produjo, en el 2000, la extensa serie de cuidadas fotografías en blanco y negro que llamó “100 Años”.

La serie consiste en 101 retratos de personas de edades comprendidas entre 8 meses y 100 años. La persona fotografiada posa en el centro de lo foto, de manera tranquila y en su ambiente habitual, mirando a través de la cámara al espectador. Debajo de cada fotografía vemos impreso el nombre de pila y la edad de la persona fotografiada. Cuando se expone, la serie se presenta como una larga línea de 101 retratos que vamos recorriendo como si recorriéramos cien años. Una vida entera. Cuando nos acercamos a nuestra edad solemos mirar más atentamente, preguntándonos por la persona fotografiada y comparándonos con ella. Para hacer esta serie Feldmann ha utilizado su entorno afectivo. Todas las personas fotografiadas pertenecen a su familia, sus amigos o el círculo de personas que conoce. Algo habitual en su trabajo. Para el artista, ordenar linealmente las edades de sus relaciones, es una manera de mediar con el paso del tiempo que tanta ansiedad nos causa. Para el espectador recorrer la serie es reflexionar sobre su propia condición temporal.

La serie se presenta también como un libro. Si bien la mayor parte de los libros de fotos de Feldmann tienen un diseño austero, en éste ha jugado con el diseño de la portada. Las numerosas pequeñas fotos que llenan la tapa y el tipo de letra le sirven para apartarse del diseño serio que por contenido le tocaría. Esto también es una característica de su trabajo: intentar algo profundo e importante y transgredir su esencia a través del humor. Una manera de no tomarse en serio.

 Helena Tatay


Flecha_Top_Centro


Biografia_Centro Flecha_Der_CentroObras_CentroFlecha_Izq_Centro
linea_baja