Encabezado_ArtistasYobras_centro


Biografia_Centro Flecha_Der_CentroObras_Centro
Flecha_Izq_Centro
 

 


 

Ro Caminal

Els ocells cantaven malgrat feia fred (Los pájaros cantaban aunque hacía frío), 2019

Instalación de video formato pantalla 16:9| Color

Dimensiones variables | 24’37»

 


Els ocells cantaven malgrat feia fred (2019), 24 minutos y 37 segundos de parpadeos oblicuos que muestra sus costuras erráticas, derivas entre laderas que se desvanecen antes que el día despierte y las sombras desaparezcan. Pieza audiovisual tejida entre el dolor, el rocío y la ternura, que intenta recuperar las voces anónimas de un pueblo de Catalunya, La Joncosa del Montmell, donde algo tan escurridizo como el aceite era y es la estructura de la economía doméstica.

Voces quebradas por las grietas de la vida y el tiempo, nos susurran nítidamente los recuerdos que ensueñan de una época que no deja de soplar en el hombro, voces de los únicos sobrevivientes de la Guerra Civil, pequeños relatos que no forman parte de la gran historia, ni siquiera de la historia de los vencidos. En los márgenes, eventualmente recogiendo sobras, restos, con la idea que lo que define las condiciones de la historia nunca es el tiempo y la situación tal y como los describe el discurso dominante. Ro Caminal instala casi hasta el hastío imágenes nocturnas de un olivar que no dejan de contener la promesa de un paisaje que se abre, la utopía del por-venir, de lo que se soporta por lo que se espera. La historia de los que no emigraron, de los que ennegrecieron sus ojos de tanto mirar al sol. De aquellos que el único delirio que conocieron fue el del polvo, de la intensidad de sus cuerpos curvados en un viaje al centro del miedo, entre estallidos que no dejaban de anunciar el ocaso de su nacimiento y, aun así, no se los devoró el silencio.

Adentrándose en un terreno que creemos conocer en profundidad pero en donde no dejan de aletear los monstruos que espantamos tejiendo mitos desde los que sea posible sostener el día a día. Un paisaje que de tan familiar se hace extraño, porque como dice Th. Adorno “hasta el árbol que florece miente en el instante en que se percibe su florecer sin la sombra del espanto”. Ojos que nunca se ven porque la invitación es a entrar en ellos. Agita la convicción del idilio campesino de la vida sosegada. La luz de lunas viejas jugando en el follaje de las hojas de los olivos, deslizamientos por la geografía de sus nudos, nudos que son como cicatrices donde la fragilidad se ha hecho dureza.

Al tiempo que Caminal recupera la tradición oral acuna, no sin temblor entre sus manos, el aliento de vidas en extinción. Desplazadas de su ángulo va deshaciendo las certidumbres del lugar en busca de un pueblo del futuro, arqueología fallida cuya visita a su propio pueblo no puede sino devolverle su condición de extranjera. Bajo el ritmo de sus pasos, entre los movimientos de sus manos se hacen y deshacen imágenes que no se dejan domesticar pero tampoco revelan su secreto, no muestran los pliegues de las que serán las nuevas creencias. Algo se resiste, como diría W. Wordsworth a ‘viajar a las cosas venideras’. Por lo que no es de extrañar que Carminal ponga en las raíces de los Olivos la aridez de las piedras, ínfimo exceso que pueda producir un encuentro de las utopías que se tejen en la clausura.

Andrea Soto Calderón




Flecha_Top_Centro


Biografia_CentroFlecha_Der_CentroObras_CentroFlecha_Izq_Centro
linea_baja

 


Encabezado_ArtistasYobras_centro


Biografia_CentroObras_Centro


Ro Caminal

(Barcelona, 1966)

Las investigaciones artísticas de Ro Caminal han estado marcadas, desde el inicio, por lo que ocurre en las fronteras, en las texturas de la experiencia, zona liminal en la que se juegan los modos de representación y percepción de lo Otro. Su práctica artística no ha dejado de trazar relaciones indisciplinadas entre el arte y la antropología, la investigación y la experimentación, explorando diversas ruinas de lo singular que son las que articulan nuestro presente.

Normalmente, en los procesos de construcción histórica las imágenes se ponen al servicio de determinados sentidos para marcar territorios, conquistar, edificar, destruir, instrumentalizar y legitimar determinadas acciones, unificando intensidades y pacificando diferencias. Al contrario, desde la investigación audiovisual, aunque también en ocasiones con instalaciones mixtas, Caminal, transponiendo diversas metodologías, desde una producción colaborativa y participativa, va abriendo espacios en donde los que quedan excluidos del derecho a ocupar la misma imagen pueden compartir el poder de enunciación, tener voz. Formas de interrupción frágil, momentos de tensión no exentos de las contradicciones que este gesto implica, pero que no renuncia a la potencia de esos cuerpos que resisten e insisten.

Ha expuesto en diversas instituciones nacionales e internacionales, en muestras tanto colectivas como personales, entre las que destaca la Bienal Internacional de Vídeo de Puebla (Méjico), TIVA 16 International Video Art Exhibition of the National Museum of Taiwan (Taiwan), Kino Palais, (Buenos Aires), Artellewa Gallery (Cairo, Egipto), Gallery Ethiopiques (Saint Louis, Senegal).

Andrea Soto Calderón

 


_Mes_Obres


 


Artiste_AnteriorArtista_Siguiente