Encabezado_ArtistasYobras_centro


Biografia_CentroObras_Centro


Ignasi Aballí

 

   Ignasi Aballí inició su carrera a finales de los ochenta ligado a la práctica de la pintura. Enseguida recogió las corrientes conceptuales para cuestionar elementos de la propia pintura como la representación, el soporte o el propio material pictórico en obras en las que el artista desaparece: dejar secar botes de pintura o cuadros en los que la imagen es resultado de las huellas del sol sobre la tela. Como respuesta a la crisis de la representación en arte o la imposibilidad de representar nada (común a escritores afines como Perec o Enrique Vila-Matas) inició series como errores, en las que borra con Tipp-Ex el espacio del cuadro, o series realizadas mecánicamente, reuniendo recortes de periódicos en base a los datos que contienen. En la exposición “Desapariciones” en el Centro de Arte Reina Sofía de 2002 introdujo por primera vez elementos que provienen del cine y con los que iniciaría una reflexión más amplia sobre la imagen en la sociedad contemporánea. Una doble preocupación, por la imagen y por el estatuto de la pintura, que formaba el recorrido que de la exposición que le dedicó el Macba en 2005, que viajó al Museo Serralves de Oporto y a Ikon Gallery en Birmingham.La obra de Ignasi Aballí estará presente en la selección oficial de la Bienal de Venecia 2007.

David G. Torres


_Mes_Obres


 

IA.0001IA.0002 IA.0003 IA.0004
IA.0005IA.0005IA.0007IA.0008
IA.0009IA.0010IA.0011IA.0012
IA.0012IA.0014IA.0015IA.0016
IA.0017IA.0018IA.0019IA.0020
IA.0022IA.0022IA.0021IA.0026
IA.0025IA.0024IA.0027IA.0028
IA.0030IA.0034_1IA_35 ignasi-aballi-entre-marcs

 


Artiste_Anterior           Artista_Siguiente


 


Encabezado_ArtistasYobras_centro


Biografia_Centro Flecha_Der_CentroObras_Centro
Flecha_Izq_Centro

linea_baja

Ignasi Aballí

Llistat (Diners II), 2003

Fotografía | Impresión digital sobre papel fotográfico
149 x 104,2 cm.
IA.0027-
Una de las líneas de trabajo principales en la práctica artística de Ignasi Aballí tiene que ver con el tiempo, con el ritmo, con el consumo de imágenes e información al cual nos vemos sometidos. En ocasiones, el artista prácticamente desaparece como sujeto, dejando que la acumulación de polvo o la acción corrosiva del sol sobre distintos materiales den forma al trabajo.  Otras veces colecciona, recolecta e inventaría compulsivamente, acumulando material e información de distintas procedencias y moldeando un gigantesco archivo.  Pero casi siempre, el tiempo se dilata en los procesos, proponiendo una atención paciente, opuesta a la prisa habitual en la sociedad contemporánea.

Este es el caso de los listados,  una serie de trabajos que Aballí lleva realizando desde que en  1997 comenzó a recortar palabras y números de los periódicos que hojeaba y leía cada día. Partiendo de un acto ritual, que muchos ciudadanos repiten a diario al leer la prensa, y tomándolo como espacio de trabajo personal, los listados tienen distintas líneas de desarrollo. Por un lado, al archivarlos y agruparlos a partir de ciertas características comunes, ofrecen una lectura distinta, una imagen mental y un nuevo significado. Por el otro, al reubicar la información, desprendiéndola de su contexto original y generando una nueva posibilidad de lectura, se genera un movimiento de traslación performativo.

Cifras y letras; estas unidades básicas de información son la materia prima de los listados. Las palabras suelen aparecer en relación con números, que apuntan a cantidades de cosas: personas, muertos, dinero, desaparecidos, años, inmigrantes, droga…¿qué sucede cuando se descontextualizan estas enumeraciones y se enmarcan con otras similares, agrupándolas juntas?  Si pensamos en la procedencia de estas –la prensa diaria- podemos imaginarlas como pequeños retazos de realidad, minúsculas secciones de problemáticas y cuestiones sociales que se agrupan según su temática y, al hacerlo, generan un nuevo escenario de comprensión. Más allá, si volvemos a agrupar algunas de esas listas por temas o intereses, podemos generar una suerte de genealogías. Por ejemplo, las tres piezas de la colección Cal Cego, que se enmarcan en la esfera de la creación: artistas, obras y cine; ¿podríamos a partir de ahí generar un análisis de cómo se percibe el ámbito creativo durante determinado periodo de tiempo?

Enfrentarnos a los listados nos hace plantearnos cuestiones como la forma en la que asimilamos la información, la velocidad a la que esta aparece y desaparece,  las distintas posibilidades de lectura o incluso cómo se tratan determinados temas en los mass-media. ¿Cual es la relación entre el lenguaje, los números, el consumo de imágenes e información y la realidad? ¿Cómo se transforma esa realidad en cifras y letras? Tratar de descifrar cuestiones como ésta puede ayudarnos a comprender el mundo que nos rodea, y, sobre todo, cómo ese mundo es codificado, comunicado y asimilado.

Juan Canela


Flecha_Top_Centro


Biografia_CentroFlecha_Der_CentroObras_CentroFlecha_Izq_Centro
linea_baja


Encabezado_ArtistasYobras_centro


Biografia_Centro Flecha_Der_CentroObras_Centro
Flecha_Izq_Centro

linea_baja

Ignasi Aballí

Paper Moneda, 2008

Pintura | Papel moneda de 5, 10, 20, 50, 100, 200, 500 Euros y mezcla, triturado
50 x 50 cm. (x8)
IA.0025-
Los billetes son grabados calcográficos, representaciones. No tienen, claro está, pretensiones artísticas, pero contienen imágenes. El austríaco Robert Kalina dibujó las puertas y ventanas de los anversos, y los puentes de los reversos de los billetes de 5, 10, 20, 50, 100, 200 y 500 euros. Ignasi Aballi, al realizar esta obra, ha llevado a cabo, por tanto, una operación iconoclasta que en algunos países constituiría un delito y que en cualquier lugar produce desasosiego. Aunque en realidad no ha ejecutado él mismo la destrucción, pues los billetes triturados fueron facilitados por el Banco de España. De la imagen no queda más que el color, “ensuciado” por la materia y el uso, y las cajas de hierro que contienen esos detritus se convierten en monocromos de estirpe sólo aparentemente minimalista. Esta serie retoma un trabajo anterior con el mismo título, realizado en 1992, con la variante de que en los 16 años transcurridos se produjo la transición de la peseta al euro (que, por cierto, implicó la destrucción de una ingente cantidad de papel moneda). En este sentido, hay que subrayar que no de los rasgos más destacados en el trabajo de Aballí es la coherencia. Casi todos sus proyectos se relacionan internamente unos con otros, y quizá pueda deducirse una intención autorreferencial en el conjunto de su obra. Y esta pintura-escultura múltiple alude a varios temas plásticos y conceptuales muy idiosincrásicos del artista.

El primero y más evidente es el cromático. La propia Colección Cal Cego incluye ejemplos de las cartas de colores que Aballí ha representado con un mensaje visual duplicado: el del propio color y el verbal de sus descripciones o variaciones. Es igualmente recurrente la práctica de oponer dificultades a la visión; en diversas obras ha interpuesto diferentes formas de “pantallas”, o ha hecho desaparecer las imágenes, provocando una crisis en el reconocimiento de la realidad o de las obras de arte. La conformación de la obra mediante acumulación de un mismo material sería otra de las estrategias que vuelven a darse aquí, en la línea de los paradigmáticos depósitos de polvo («Pols») o de restos de «Materia textil» (también en Cal Cego), que producen igualmente superficies visuales que son al mismo tiempo muy simples y muy complejas. El factor tiempo (el necesario para que se produzca o se recopile la materia prima de determinadas piezas), aunque menos acusado, no deja de estar presente en el período de circulación de los billetes, en la huella de su manejo, también triturada e incorporada a la obra. Finalmente, en un nivel más argumental que procesual, «Paper moneda» se relaciona con el grupo de obras tituladas «Llistat (diners)», en las que cantidades y divisas se suceden como en un mantra de las sociedad del consumo, siguiendo otra forma de procedimiento acumulativo. Junto a estos listados, «Paper moneda» fue expuesta en la sede central del Banco de España, en Madrid (2009), para celebrar el décimo aniversario de la introducción del euro en España.

Elena Vozmediano


Flecha_Top_Centro


Biografia_CentroFlecha_Der_CentroObras_CentroFlecha_Izq_Centro

linea_baja