Encabezado_ArtistasYobras_centro


Biografia_Centro Flecha_Der_CentroObras_Centro
Flecha_Izq_Centro

linea_baja

Núria Güell

Valor #1, 2012

Múltiple | Impresión digital
51 x 23 x 1,5 cm.
tiraje: 30 unidades
1a edición
Marco de madera de haya y vidrio; papel Conqueror 240 gr y Novamat 300 gr.
Arts Coming. Contemporary art editions


La obra de Güell es reconocida por su necesidad para generar alternativas nuevas a situaciones de conflicto social, en las que el abuso de las estructuras del poder político y económico están presentes. De esta forma pretende no sólo una visibilidad de la problemática tratada sino colaborar en un cambio en la manera de relacionarnos y sumar alternativas dignas para las personas desde una defensa de la autonomía cultural, política y económica.

El trabajo “Valor #1”, 2012 se convierte en una obra miliar para comprender la manera de afrontar la creación artística por parte de Güell, pues en ella se establece un axioma fundamental a la hora de afrontar la vida a partir de la consciencia del momento como forma de responsabilizarnos del presente. Para Güell la creación no es un acto de cirugía aséptica sino de compromiso social y para ello ha necesitado de acciones en las que su implicación personal es vital para llevarlos a cabo. En este sentido el hecho de tatuarse la frase «El día de mañana» en la planta del pie derecho e ir documentando con un escáner el desgaste resultante del caminar diario para que finalmente solo sea permanente y legible “día de” es toda una declaración personal de filosofía de vida.
Es importante destacar el impulso creador de esta pieza: por un lado la necesidad de ruptura de la presión heredada y transmitida culturalmente (en este caso representada por su abuela) del “sacrificio para el día de mañana tener y llegar a ser” y por otro lado la realización de esta obra en paralelo al cáncer de la madre de su compañero sin que ésta tuviera ocasión para romper con los dictámenes disfrazados de lazos sociales. Estos dos procesos de desgaste realizados al unísono: el del tatuaje por la fricción y el de la muerte como proceso natural, convierten a la obra en una declaración de intenciones, un acto simbólico repleto de sentido y necesario para dar paso a la negación y borrado de los prejuicios. “Un alegato para no caer en la trampa de sustituir libertad por seguridad ficticia, que nos pone a trabajar contra nosotros mismos, que nos “des-responsabiliza” de los hechos de nuestra existencia, una lucha contra la tolerancia de lo intolerable, que cuanto más tolera sufre con más fuerza la presión ejercida sobre uno. Un alegato para responsabilizarnos del presente, del día de…, que es lo único que puede propiciar desvíos para producir encuentros” [Güell, 2015].

Güell define la metodología que estructura su trabajo como: APLICACIÓN  LEGAL/MORAL DESPLAZADA. De esta forma analiza un principio legal o moral y lo aplica en la dirección opuesta invirtiendo la relación de poder y logrando, con este pequeño giro, desencadenar un cuestionamiento de lo establecido. En unos casos lo lleva a cabo con un carácter más activista pues genera recursos para modificar la realidad, mientras que en otros se revelan de forma más reflexiva. En “Valor #1” aporta a su vez una declaración fundamental y liberadora sobre la que construir vida y obra.
Nota: Relacionado con esta pieza, existe un video el que se muestra el momento del tatuaje.

Isidro López-Aparicio Pérez


Flecha_Top_Centro


Biografia_CentroFlecha_Der_CentroObras_CentroFlecha_Izq_Centro
linea_baja