Encabezado_ArtistasYobras_centro


Biografia_Centro Flecha_Der_CentroObras_Centro
Flecha_Izq_Centro

linea_baja

Gregory Crewdson

Untitled (oasis), 2004

Fotografía | C-print
143 x 221,7 cm.
GC.0003-

Perteneciente a la serie “Beneath the Roses” (2003-05), esta imagen quiere, como ha escrito Stephan Berg en relación a toda la trayectoria de Gregory Crewdson, mostrar el lado oscuro del sueño americano. Debajo de la rosas está la tierra, las raíces… todo un mundo soterrado que desconocemos a ciencia cierta, pero que sabemos de su existencia aunque no lo queramos o podamos ver. Debajo de las rosas, debajo de la belleza artificial del jardín, hay un submundo que no es bello, en el que el estiércol es necesario para que la apariencia aflore. Así, el lado oscuro del sueño americano es la otra cara de la misma moneda: la del capitalismo avanzado. Como en las rosas, el sueño americano necesita la pesadilla de su realidad, la opulencia del triunfo del mercado se basa en la desposesión de una importante mayoría, la victoria de unos pocos necesita del fracaso de otros muchos.

Esta fotografía es, como en todo el trabajo de Crewdson, una construcción, una escenografía cuidadosamente puesta en pie, en la que se han trabajado todos los detalles hasta rozar lo enfermizo. Su manera de elaboración, sumamente compleja, se asemeja completamente a la grabación cinematográfica, en la que se construyen escenarios, se alteran los detalles, se falsea lo real para producir otra realidad que sea más creíble que la realidad misma. Como ha señalado Stephan Berg, “la perfección, tan importante para Crewdson, está íntimamente conectada con el control. La exacta planificación y construcción de cada detalle de la imagen significa que la cámara solo recoge lo que el fotógrafo quiere que veamos”. Perfección y control como los lados de una moneda en la que también están la reflexión sobre el propio medio y cómo ha sido influido por otros –especialmente el cine, pero también la pintura-. Perfección de un modelo –la democracia capitalista- que necesita también de un férreo control y de unas imágenes construidas hasta el más mínimo detalle, tan imprescindibles para la propagación-continuidad de ese sueño americano y para el consumo masivo.

Por tanto, es muy importante fijarse en lo que vemos: la calle de un pueblo norteamericano al caer la tarde, ha llovido hace poco puesto que en el suelo hay numerosos charcos, el cielo está encapotado, un taxi acaba de pasar por esta desierta calle en la que sólo hay una persona que está cruzando el asfalto. Su andar parece cansino, como si le pesara su ya larga vida. Seguramente este protagonista de la escena se dirige a una licorería que tiene por nombre “Oasis”. Su luminoso imprime, ciertamente, un color diferente al azulado-grisáceo de todo el ambiente. El rojo que desprende ilumina y da color a la casa de al lado. Rojo atractivo, rojo peligro: un oasis en medio de lo anodino, los paraísos artificiales como único recurso al paraíso depresivo del sueño americano. Mientras, de donde viene, del otro lado de la calle, se ve la laboriosidad de un negocio, de las maneras de ahorrar, de las ofertas, de las largas jornadas de trabajo. Puede incluso que esta persona descienda de los desposeídos de la tierra ancestral y que el paraíso traído por los colonizadores sólo pueda ser ese: escapar, cómo sea, de él.

 Juan Antonio Álvarez Reyes

Flecha_Top_Centro


Biografia_Centro Flecha_Der_CentroObras_CentroFlecha_Izq_Centro
linea_baja