Encabezado_ArtistasYobras_centro


Biografia_Centro Flecha_Der_CentroObras_Centro
Flecha_Izq_Centro

linea_baja

Gregory Crewdson

Dream House, 2002

Fotografía | C-print
73,6 x 111,7 cm. (x12)
GC.0005-

Las doce imágenes que componen Dream House, 2002, giran en torno a la perturbación de la normalidad e inciden en la falacia del hogar como lugar de cariño y comprensión en el que todos sus componentes viven felizmente. En ellas Crewdson (mostrándonos personajes que se ignoran, se dan la espalda, permanecen callados o están ausentes, con la mirada perdida y profundamente insatisfechos) trata de desvelar cómo la pretendida armonía familiar de la clase media estadounidense se sustenta en la permanente representación de los roles asignados socialmente y en la represión de todos aquellos aspectos que se salen de las normas sociales establecidas. Así el hogar, incapaz de admitir ninguna transgresión o desviación de la norma, se convierte en el contenedor doméstico donde se ahogan las necesidades y se subliman los deseos. En estas imágenes observamos cómo lo siniestro acecha detrás de cada uno de esas escenas aparentemente triviales para subrayar la importancia de lo oculto y lo desconocido en la convivencia de cada día. Tenemos la sensación de que nadie conoce realmente lo que el otro (o, incluso uno mismo) será capaz de decir o de hacer, es un misterio lo que puede llegar a suceder en un momento determinado, qué situación de agresividad o violencia se puede desarrollar si se llega a romper ese estrecho vínculo que los une bajo el mismo techo.

Con esta desesperanzada visión de la familia media norteamericana, como un laberinto de soledades donde existe una constatada imposibilidad de comunicación con el otro, asistimos a la deconstrucción sistemática del mito de la felicidad en el american way of life para mostrarnos, mediante la utilización de un lenguaje irónico y ácido, la profunda fragilidad que preside la vida de los diferentes personajes que aparecen en sus imágenes. Unos individuos encerrados entre las cuatro paredes de una confortable casa en la que se goza de una buena posición económica, pero que se encuentran paralizados por la frustración personal, el ensimismamiento anímico y la incomunicación vital más absoluta.

Gregory Crewdson cultiva en sus fotografías un doble sentimiento estrechamente relacionado: por un lado, el de extrañamiento (frente a un entorno que aparece casi siempre como hostil); y por el otro, el de extrañeza (frente a uno mismo que no llega nunca a reconocerse). Es como si sus imágenes nos llevaran a contemplar la realidad desde los umbrales de la misma, en la que nos atrevemos a explorar los límites pero no dejamos de dudar entre la interrogación por el porvenir y el temor a lo desconocido. Así, su visión introduce fisuras en cuanto a la integridad de la realidad se refiere y representa lo que parece que está a punto de suceder (el accidente, la equivocación, la catástrofe…). Paralelamente, en sus composiciones encontramos a unos personajes que están a la deriva, individuos que parecen haber perdido las coordenadas, que ya no tienen un papel asignado en la historia que se narra, que han abandonado su lugar en la sociedad y han adquirido una sensación de vacío que les descoloca y les hace vivir en un estado de flotación, con lo que les convierte en sujetos limítrofes que no encuentran ni un camino ni un sitio en ese entorno que parecía el suyo.

José Miguel G. Cortés


Flecha_Top_Centro


Biografia_Centro Flecha_Der_CentroObras_CentroFlecha_Izq_Centro
linea_baja