Encabezado_ArtistasYobras_centro


Biografia_Centro Flecha_Der_CentroObras_Centro
Flecha_Izq_Centro
 

 


 

Ignasi Aballí

Desapariciones, 2002

Instalación | Impresiones digitales prolaser sobre papel fotográfico y caja de luz
169 x 119 cm. (x24)

IA.0001-
 

“Desapariciones” está formada por una serie carteles de películas. La característica común es que “ilustran” o anuncian filmes basados en guiones del escritor francés Georges Perec. Guiones que Perec escribió a lo largo de su vida, pero que en muchos casos no fueron llevados a la pantalla. Así que se trata de carteles de películas inexistentes en su mayoría. Finalmente, muchas de las imágenes que aparecen en los posters y que en principio darían pie a una supuesta película están recuperadas de obras anteriores o en proceso de Ignasi Aballí.
Perec es una de las referencias de Ignasi Aballí y con él comparte no pocas inquietudes. La recurrencia a la ausencia, evidente en la novela “La Disparition”, escrita sin que aparezca nunca la letra “e”, la más habitual en francés, es también persistente en el trabajo de Ignasi Aballí: cuadros corregidos con Tipp-Ex, huellas de supuestos visitantes en las paredes… El cuestionamiento de la narrativa, con el hecho de contar algo, en Perec se correspondería con una cierta imposibilidad para representar algo en el caso de Ignasi Aballí, o la crisis de la representación llevada al extremo en cuadros en los que no hay nada a ver. Y ligado a ello la tendencia a autoimponerse elementos mecánicos para la realización de la obra: ordenar listados y clasificaciones o escribir sin una letra, en un caso; y listados y más clasificaciones o preparar una pintura sin que llegue a llevarse a cabo (dejar secar botes de pintura), en el otro.
En coherencia con esa ausencia, los carteles de películas de Ignasi Aballí en “Desapariciones” no remiten a ninguna película, remiten entonces a una ausencia, a una desaparición. Y en esa desaparición, siguiendo al pie de la letra a Marcel Duchamp en “Le procesus creatif”, es el espectador el que finaliza la obra, el que, en este caso, hace una película no existente.
Pero, una peculiaridad, las imágenes, en principio abiertas a la interpretación, hablan: de más desapariciones (un libro en blanco, un cartel caído); de la propia película sin hacer (una pantalla vacía o rollos de película); de errores, espacios vacíos, correcciones o clasificaciones de lo que enuncia el título (“La mujer destrozada” enumera las partes del cuerpo). Sobre películas inexistentes, Ignasi Aballí ha elaborado carteles que hablan de esa misma desaparición.
Finalmente, la elaboración de los carteles implica también la autoimposición de un trabajo mecánico, un elemento presente en el trabajo de Ignasi Aballí y de Perec. Es mecánico en la medida en la que se concentra en ilustrar los guiones de Perec, de la misma manera que recolecta trozos de diarios (“Listados”). En ambos casos la mecánica aleja elementos expresivos o subjetivos en la obra y, aquí, expone como posibilidad de representación la re-representación. Una estrategia en sintonía con escritores como Enrique Vila-Matas para los que la escritura pasa por la re-escritura y para los que hacer pasa por re-hacer.

David G. Torres

Flecha_Top_Centro


Biografia_Centro Flecha_Der_CentroObras_CentroFlecha_Izq_Centro